Cultura de la Vocación Reagrupación Ursulinas de Jesús  
 
  Escuchar... 20-11-2017 00:09 (UTC)
   
 

 

Juntos a la Escucha de la Palabra”, es un fuerte llamado que como Familia de la Encarnación acogemos como un desafío que nos une y nos impulsa a realizar la Voluntad del Padre; pues, si no nos adentramos en el verdadero arte de escuchar no sabremos distinguir la voz del Señor que se hace presente en la historia.
 
 
El arte de Escuchar…

Una de las claves para lograr una comunicación más fluida y, por ende, más eficiente, es simplemente ESCUCHAR. Tal vez la única palabra errónea en la frase anterior sea... simplemente. Escuchar ha sido descrito, más allá de su función biológica, como un arte en el cual pocos tienen una buena formación. En nuestra cultura mucho más valorado es aquel/la que habla que aquel/la que escucha y, en consecuencia, nos enseñan mucho más a hablar que a escuchar. Los pensamientos hacia uno mismo, así como la necesidad de “estar en control”, impiden ubicarse realmente en la situación. Esto es a veces producto de la poca confianza que tenemos en el otro o de no creer en nosotros mismos y tener miedo de “no saber qué decir”.

Saber qué decir implica saber ESCUCHAR para captar todas las claves que el momento nos proporciona. Hay factores que bloquean la comunicación fluida porque obstaculizan la escucha. Es cuestión de analizarnos y realmente admitir cuales son nuestros “bloqueantes”. Ese es el primer paso. El segundo es entrenarnos para superar esos obstáculos.

¿Qué nos impide escuchar bien en la vida diaria?
 
En este breve espacio enumeraremos algunos puntos clave. El desarrollo de estos puntos y las fórmulas para el aprendizaje del arte de escuchar requieren otro contexto más amplio.
 
*     Los bloqueantes más usuales MIENTRAS ESTAMOS ESCUCHANDO son:

- Asumir lo siguiente que nos van a decir.
- Desviarnos hacia nuestros propios pensamientos.
- Experimentar emociones fuertes.
- Estar haciendo otras cosas.
- Saltar a conclusiones.
- Aferrarnos a concepciones preconcebidas.
 
*     Los facilitadores de la escucha son:

- Mirar a la persona que nos está hablando.
- No interrumpir.
- No terminar sus frases con palabras o en nuestro    
   pensamiento.
- Realizar una escucha activa y reflexiva.
- Propiciar la empatía con el interlocutor.
- Hacer un esfuerzo por no desviarnos hacia nuestros propios
   pensamientos.
- Aprender a respirar y relajarnos DURANTE el intercambio
   con otros aunque el tema o la persona sean conflictivos.
- Estar atentos a todas las claves que el momento nos
   proporciona para saber qué vamos a decir.

Estas listas de sugerencias están lejos de ser exhaustivas. El objetivo de este breve artículo es despertar el interés en el tema y darle relevancia a un habilidad potencial que todos tenemos, que podemos desarrollar, que la llevamos siempre con nosotros y que nos ahorrará muchos momentos de estrés y a larga, de malestar y enfermedades.

Fuente: Nuria Bagés Rillo.PhD Psicología Médica.
Universidad de Maastricht - Magíster Psicología.
Universidad Simón Bolívar
 

 

 

 
 
Luís María Baudouin nos habla de la práctica de la “humildad”, y es que, para  lograr escuchar hemos de practicar el ser humildes ante los demás…
 
24 de Enero de 18…
 
“Reglas y prácticas de humildad:
1º.    Persuadirse bien, de que, sin la misericordia de Dios, estaríamos ya separados de Él eternamente.
2º.    Convencerse bien también, de que cuanto más débiles somos, más está Dios a nuestra diestra, y el humilde no cree nunca que su confianza va demasiado lejos. El desaliento viene de un secreto orgullo. El orgulloso prefiere rasgarse, irritarse contra su pobreza, hasta aniquilarse, antes que mendigar y confesarse pobre.
3º.    Mirarse como servidor de todos, sí, de todos…
4º.    Esforzarse por amar de preferencia a las personas que nos humillan con razón o sin ella; porque aunque no siempre la haya por parte de la persona que humilla, siempre la hay de parte de Dios, y de nuestra parte, ya que siempre merecemos ser humillados.
5º.    Amar la humildad y la humillación por amor de nuestro Amado Maestro Jesús.
6º.    Sentir nuestras faltas porque desagradan a Dios, pero alegrarse porque nos humillan y nos dan luz, haciéndonos ver lo que somos; y no turbarse por ellas.
7º.    No hablar nunca de nosotros mismos, no en bien ni en mal, y esconder la propia humildad.  Procuremos no pasar por humildes.
8º.    No cansarse de desear esta virtud ni de trabajar por practicarla. Trabajar siempre con el mismo ardor, aunque viésemos que no hemos progresado nada.  Siempre será recompensado un trabajo constante.
9º.    Pedirla tres veces al día al Sagrado Corazón, y en todas nuestras Comuniones… Es la virtud de Jesús, es la hermosura y riqueza de María Inmaculada, Madre de Dios.
 

 

*     En un clima de confianza, compartamos abiertamente qué mensaje nos queda de las palabras de Luís María Baudouin y que contribuyen fuertemente a la acción de conjugar el verbo ESCUCHAR en nuestro Hoy y Aquí.
 
 
Tiempo de Adoración y acción de Gracia…
El Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser.  (Mc, 12 28-34  Escucha, Israel)
Y con este llamado, nos abrimos a la Escucha interior, para unirnos a todos nuestros hermanos y hermanas en la Adoración al Dios de la Vida que Escucha la voz de su Pueblo...
El Verbo se hizo Carne...
                                         Y habita entre nosotros...
 
*     Luego de haber leído juntos este pequeño texto sobre el arte de escuchar, nos preguntamos: ¿qué bloqueos y qué facilitadores hay en mí para ESCUCHAR?...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Oración Vocacional
Dios, Padre y Pastor
de todos los hombres y mujeres,
Tú quieres que no falten hoy día,
hombres y mujeres de fe,
que consagren sus vidas
al servicio del evangelio
y al cuidado de la Iglesia.

Haz que tu Espíritu Santo
ilumine los corazones,
y fortalezca las voluntades de tus fieles,
para que, acogiendo tu llamado,
lleguen a ser los Sacerdotes y Diáconos,
Religiosos, Religiosas y Consagrados
que tu Pueblo necesita.

La cosecha es abundante, y los operarios pocos.
Envía, Señor, operarios a tu mies.

Amén
  Publicidad
Hoy habia 1 visitantes (11 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=